FOROS/FORUMS

Foros (2011) reúne una serie de registros fotográficos realizados en arquitecturas públicas de gran aforo, todos ellos son lugares comunes en nuestra experiencia, espacios asociados a entretenimientos o espectáculos deportivos; en su totalidad las imágenes de la serie, son ejercicios de exposición fotográfica prolongada, por medio de las cuales fueron captados textos o intervenciones realizadas con luces artificiales en horas de la noche, en espacios vacíos y desprovistos de su uso
Si bien la dimensión y complejidad de los enunciados varía dependiendo de las características de cada lugar, todos fueron concebidos alrededor de dos ideas fundamentales, la primera de ellas rodea el concepto de "pueblo", entendido como la definición del todos, agrupados en un territorio, regulado y definido por la figura de la legitimidad y la ley, el pueblo como representación unificada de los intereses de la esfera pública. La segunda de las ideas, la "multitud" no se supone necesariamente antagónica de la primera, sin embargo hablar de ambas garantiza un distanciamiento entre conceptos, una distancia que tiene su origen en el inicio de la sociedad moderna, y a partir de la cual esta exposición tuvo lugar en un primer momento.
Es a partir de esta distancia que separa a pueblo y multitud, que el proyecto se propuso la realización de intervenciones puntuales, esperando que a través de ellas fuera posible una referencia al público ordenado y mesurado que en ocasiones escapa de la regulación. Así la tensión que existe entre ambas ideas -reunidas en un lugar concebido racionalmente con propósitos específicos- le abre el camino a la cámara, para que sean producidas imágenes, intentos dirigidos a poner en contradicción las definiciones de uno y de otro concepto, dándole lugar a lo visual para que sea una variable nueva en la caracterización de ese verdadero lugar común, de ese espacio compartido en el que se han puesto en juego históricamente enunciados, específicamente aquellos que diariamente dirigen nuestra capacidad de definirnos y producirnos dentro de un marco coherente y con sentido.
ESTADIO EL CAMPIN La sumatoria de la capacidad de las tribunas del estadio El Campin resulta en una cuenta total de 46.018 personas, esta cifra es usada como marco de referencia para un ejercicio de traducción en unidades de medidas, otorgándole a cada individuo un peso promedio de sesenta kilogramos, el aforo es expresado en pesos usando el sistema de americano e ingles, de esta manera un número que suena consecuente con la capacidad de un estadio, se convierte en una medida desmesurada que es difícil de abstraer y pronunciar, convirtiendo el aforo en una idea imposible pero racional, en una cuenta matemática asociada a materiales más que a personas, de la misma forma el enunciado “Aforo Total Permitido” es permutado en variaciones de palabras igualmente referidas a conteos de grandes cantidades de mercancías o productos.
PLAZA DE TOS LA SANTA MARIA La serie Plaza de Toros la Santa María esta construida por tres ejercicios distintos, el primero de ellos presenta los sinónimos de la palabra “centro¨” asociados al cuerpo, que aparecen como únicos sujetos en medio de una plaza obscura registrada casi cenitalmente. Las dos restantes implicaron escrituras de mayor tamaño en el espacio total de la arena, en la que los sinónimos y antónimos de la palabras centro y centrar se encuentran o mueven en el espacio a medida que las líneas del texto intentan converger en un único punto, las palabras escogidas demuestran una intención positiva en los sinónimos, así como los antónimos parecen acercarse a un territorio marcado por conceptos que se refieren al caos o al desorden.
COLISEO CUBIERTO EL CAMPIN Los espacios públicos administrados desde la institucionalidad son regulados en manuales de control y seguridad, su definición técnica implica la claridad de conceptos como el aforo o la escala matemática de capacidad,  términos y estándares según los cuales es garantizado el buen uso de estos escenarios, una vez que las condiciones y comportamientos han sido unificados y reglamentados  en relación a la cantidad de publico y a las características de infraestructura de cada edificio. Estas dos fotografías, realizadas en el coliseo, construido en la década de los 70 y que será demolido para dar lugar a un complejo más moderno y eficiente, presentan  citas tomadas de este tipo de  protocolos, en los que la relación numérica de capacidad ha sido aumentada hasta establecer un aforo imposible de 1.000.000.001 a 5.000.000.000, el díptico incluye igualmente la cita de la definición técnica y legal del “Aforo”, texto que puebla en la extensión de un párrafo la cancha del coliseo cubierto.
ESTADIO DE TECHO Las tres series correspondientes al estadio de Techo, fueron realizadas dibujando con flashes de cámaras dispuestos en relación a las tribunas norte y occidental, la ausencia de textos o números en las intervenciones implico construir una narrativa visual en la que la luz fuera por si misma el sujeto de las fotografías, la naturaleza de las tomas ofreció la posibilidad de usar la iluminación artificial de la arquitectura, de modo que esta desapareciera en la medida que la sobreexposición llevaba al blanco total los detalles del edificio, como si este fuera en sí mismo una fuente de luz hacia la cual confluían los pequeños destellos que caminaban por el campo. Los ejercicios fueron por lo tanto versiones de una multitud que llegaba o salía de un espacio, algunas veces siguiendo una estructura marcial  en la que los pasos eran coordinados siguiendo una retícula imaginaria, del modo en que lo haría una marcha militar, a estas entradas ordenadas les contrapuntean imágenes en las que los puntos de luz existen más orgánicamente, como entrelazando polos ordenados con otros sin ningún control. Al final, las tres series redundan en este sistema binario, estableciendo entre ellas narrativas que solo se distinguen entre sí por el encuadre, en el que sin embargo, la serie se propuso relatar el estadio en ópticas distintas, simplemente insistiendo en el poder que conlleva insistir en el contraste que las imágenes ofrecen.
PARQUE SIMON BOLIVAR Diseñada como respuesta a la necesidad de espacios lo suficientemente amplios, capaces de albergar un numero de público mayor de 100.000 personas, se caracteriza por una simpleza que la vuelve una anti arquitectura, en realidad no existe en ella nada más que unas simples tribunas que se alzan sobre el deprimido central. Este espacio que se ubica en el parque metropolitano Simón Bolívar, pareciera contradecir la intención simbólica de la plaza de Bolívar en el corazón político del país. En una región del mundo donde todo puede ser conmemorativo de los grandes héroes republicanos, este espacio abierto carente de artificios y espectáculos bien puede ser la antítesis de todo aquello que la arquitectura de multitudes ofrece cuando compite por el primer lugar, ser la más hermosa, la más grande, la más costosa.
PDF ESP & ENG